Upside Down World
 
Saturday, 20 September 2014
“Nosotros no nos vamos a dejar”, advierten los zapatistas frente al cúmulo de agresiones PDF Print E-mail
Written by Gloria Muñoz Ramírez   
Friday, 24 August 2012 10:59

 

Foto: Ricardo Trabulsi

Fuente: desinformémonos/Programa de las Américas

Hace exactamente nueve años, en agosto del 2003, las bases de apoyo del EZLN anunciaron la conformación de 38 municipios autónomos en rebeldía. El proceso de la nueva geografía del territorio zapatista había arrancado 10 años antes, el 19 de diciembre de 1994, fecha en la que rompieron el cerco militar, lanzaron una nueva ofensiva política y dieron a conocer la demarcación autónoma de su territorio. Han pasado desde entonces 213 meses, cuatro presidentes de la República, ya casi cinco, y siete gobernadores, y ni un solo momento las comunidades que se atrevieron a desafiar al Estado exigiendo libertad, democracia y justicia para todo México, han dejado de ser agredidas, lo mismo por el ejército que por grupos paramilitares, por programas gubernamentales contrainsurgentes y por organizaciones amparadas por el Estado.

En el último mes las agresiones se incrementaron, como cada vez que terminan un sexenio federal y un periodo de gobierno estatal. Las tierras que recuperaron los zapatistas con el levantamiento armado de 1994 se ponen en disputa inducida y patrocinada desde el gobierno, se compran voluntades, se ofrece un territorio que no les pertenece y se siembra la discordia desde el poder. Nada es nuevo para estas comunidades que cumplirán 19 años en resistencia, pero no por eso dejan de ser graves y alarmantes las cotidianas hostilidades contra su proyecto de vida.

Lejos de rendirse o intimidarse, los zapatistas han respondido, a través de recientes denuncias de las autoridades autónomas, que aunque los “han estado agrediendo sin motivo y sin razón alguna, y piensan que con esto nos vamos a rendir o nos vamos a vender para estar en sus filas de rateros, criminales y vende patrias que están encabezados por ellos. Si esto así lo piensan están muy equivocados porque estas injusticias que nos hacen, lejos de pensar en rendirnos nos llenan de coraje, rabia e indignación”.

“Ya basta de tantas provocaciones e injusticias en contra nuestra” –añaden las autoridades de los gobiernos autónomos-. “Les hacemos saber que nosotros no nos vamos a dejar, y les advertimos que si no dejan de provocarnos tomaremos medidas más serias”, advirtió la Junta de Buen Gobierno con sede en La Realidad.

Balazos y amenazas se topan con la resistencia zapatista en Moisés Gandhi

Las agresiones recientes van desde los ataques armados, hasta la amenaza de despojo de tierras, desalojos y robo de sus instalaciones. En el ejido Moisés Gandhi, del municipio autónomo Lucio Cabañas, perteneciente al caracol de Morelia, los integrantes de la Organización Regional de Caficultores de Ocosingo (ORCAO), atacaron con armas largas a 59 bases de apoyo del EZLN, con el fin de despojarlos de sus tierras.

La Junta de Buen Gobierno de la región relata que el 2 de agosto veinte integrantes de la ORCAO, cuatro de ellos armados, ingresaron a las tierras recuperadas de El Carmen y les dispararon a 60 metros de distancia, acompañando los tiros con gritos amenazantes, argumentando que “la tierra es de ellos y que no quieren rancheros, porque nuestros compañeros tienen ganado del colectivo, que nos ha servido para nuestra resistencia”.

Los zapatistas relatan que antes los disparos y las amenazas con armas blancas, “los 59 compañeros empezaron a retirarse”, y posteriormente también se fueron los de la ORCAO. Posteriormente, el 6 de agosto, “nuevamente los 59 compañeros fueron a trabajar en el mismo trabajadero y llegaron a las siete de la mañana para limpiar el potrero del ganado colectivo”. Dos horas después ingresaron tres grupos de la ORCAO coordinados por Tomas López Santiz, principal de diácono; Pedro Velásquez Hernández, ex jefe de la zona de la iglesia de Abasolo; Manuel Santiz Hernández, ministro de la iglesia de Abasolo; Antonio Gómez López, base de la ORCAO de Abasolo; Adolfo López Jiménez, Cesar López Jiménez, Alonso López Gómez, ex jefe de zona de la iglesia de Abasolo y miembro de la propiedad Los Limares; Sebastián López Gómez, coro de la iglesia de Abasolo y Pedro López Gómez, todos ellos, denuncian, “venían armados y coordinando a los 91 bases de la ORCAO”.

Los agresores portaban armas calibre 22, bombas aspersoras y 68 personas llevaban armas blancas. Iniciaron los disparos a una distancia de 100 metros de 50 tiros, por lo que “los compañeros se retiraron de sus trabajaderos mientras que los ORCAOS empezaron a fumigar una cuarta parte del potrero con herbicidas,  mientras los armados están posicionado en los tallos de los arboles, vigilando si no regresaban nuestros compañeros”.

El 7 de agosto de 2012, continúa la denuncia, los 59 zapatistas regresaron a la tierra “porque no tuvieron miedo de esas amenazas y ni tendrán miedo porque la hemos recuperado a base de sangre de nuestros compañeros caídos en 1994, en el levantamiento armado”. Y un día después nuevamente fueron agredidos por la ORCAO.

La explicación de toda esta serie de agresiones es la siguiente: “El coraje de los tres niveles del mal gobierno, es porque no quiere que se difundan sus mañas, por eso organiza gente ignorante de como inyectar sus proyectos de muerte en nuestros territorios autónomos formados por nuestros pueblos, donde también estamos gobernados de nuestra manera, tal como el pueblo lo queremos. Nosotros seguiremos luchando y resistiendo ante las amenazas por nuestras tierras; aunque sabemos que detrás de esta intimidación están los tres niveles del mal gobierno. Nosotros no luchamos obligados ni en la manipulación de unos cuantos personajes, como estos representantes locales, regionales, asesores de la ORCAO y de los supuestos gobernantes federal, estatal y municipal donde lo tienen bajo presión y amenaza a la pobre gente ignorante, obligándolos de recibir miserables proyectos y obligándolos a hacer provocaciones”.

Los zapatistas dejan claro que los integrantes de la ORCAO son sólo “unos ayudantes, por que los verdaderos actores intelectuales se llaman Felipe calderón y Juan Sabines Guerrero, porque son ellos quienes están ejecutando los proyectos de muerte de guerra por millones de pesos que inyectan en nuestros territorios”, advierten.

Durante años, recuerdan las autoridades zapatistas, “han ejecutado millones de pesos queriéndonos destruir para regalarles nuestra tierra, acabar nuestra costumbre, nuestra lengua, pero para que vea el mundo como zapatistas que aquí seguimos luchando y resistiendo a toda costa”.

La estrategia gubernamental que no ha cesado ni un minuto en 19 años a pesar de su flagrante fracaso, es la de ofrecer proyectos a otras comunidades “para desmoralizar a los zapatistas”. Pero, advierten en su reciente comunicado, “se equivocan, quizás nos burla cuando no respondemos sus provocaciones; nosotros solo sabemos que estamos construyendo una vida y no muerte como hacen los malos gobiernos…Ni con sus millones de pesos han podido eliminarnos, menos con una pequeña organización como la ORCAO. Nosotros como zapatista somos luchadores de corazón humilde y sencillo, constructores de la paz justa, construyendo la mejor forma de vivir en nuestras tierras mexicana, donde nosotros no buscamos bienestar personal. Nosotros no somos provocadores ni agresores ni bandas paramilitares, ni bandas criminales nosotros somos gentes de trabajo y de paz”, señalan.

Finalmente, advierten: “sabemos gobernarnos y por eso decimos que estamos dispuestos defender a toda costa lo que es nuestro derecho”.

Proyectos para dividir a las comunidades: “Lástima de esos hermanos que se dejan engañar”

La segunda denuncia de agosto se refieren a la pretensión de arrebatarles una bodega de café en la comunidad de Veracruz, anexo del ejido San Carlos, municipio autónomo de San Pedro de Michoacán (y oficial de Las Margaritas), muy cerca de La Realidad, sede de la junta de buen gobierno de la región.

Desde antes del levantamiento armado de 1994 se construyó en el anexo Veracruz una bodega de 30 por 14 metros para compra y almacenamiento de café, como parte de un proyecto de la Unión de Ejidos de la Selva. Esta bodega fue recuperada por los zapatistas el primero de enero de 1994 y fue incluso emblemática de la resistencia de estos pueblos, al ser uno de los primeros proyectos que se levantaron con la unión de cuatro municipios autónomos: San Pedro de Michoacán, Tierra y Libertad, Libertad de los Pueblos Mayas y General Emiliano Zapata, en el preámbulo de lo que después se conocerían como regiones autónomas.

Ahora los amenazan con quitárselas para promover proyectos del gobierno, como parte de la política de contrainsurgencia que los diferentes gobiernos han aplicado para dividir a los pueblos indígenas zapatistas. Luis H. Álvarez, encargado de la política contraisurgente, para quien cualquier indígena de Chiapas es un zapatista susceptible de ser comprado (cuando ni idea tuvo ni tiene del territorio en rebeldía, de su conformación y de sus alcances), se atrevió incluso a escribir un manual presentado y alabado por el propio Felipe Calderón.

La Junta de Buen Gobierno “Hacia la Esperanza”, perteneciente a la zona selva fronteriza, con sede en La Realidad, explicó que la bodega en cuestión es parte de un proyecto autónomo en el que se vende mercancía al mayoreo y menudeo y que “desde hace ya muchos años la estamos ocupando, porque sin duda alguna esta bodega nos corresponde a nosotros como zapatistas”.

El problema aquí es el mismo y sigue el manual de Luis H. Álvarez: “Resulta que un grupo de personas que viven en este anexo, impulsados por sus autoridades y otras personas han venido organizándose con el fin de quitárnosla. Este grupo no tienen nada que ver con esta construcción y lo que están haciendo es provocarnos sin derecho ni razón alguna, porque nosotros no estamos quitando nada a nadie, mucho menos a ellos”. Resulta, explican las autoridades autónomas, que ahora “quieren ocupar la bodega, porque serán beneficiados con dos proyectos que los malos gobiernos le proporcionarán….y como las autoridades de la Junta de Buen Gobierno les dijeron que no se les va a permitir que la ocupen; que lo vean con quien les va a dar el proyecto, por lo tanto se les advirtió que no nos vayan a provocar a nosotros como zapatistas por culpa de estas migajas que les regala el mal gobierno”.

Sin embargo, el seis de agosto pasado, denuncian, un grupo de 45 personas del Partido Verde Ecologista y del Partido de la Revolución Democrática, “encabezados por Rafael Méndez López, agente municipal; Iván Méndez Domínguez, suplente del agente municipal; Alfredo Méndez Rodríguez, Fidel Méndez Santis, Francisco Santis Méndez, Nemías Santis Rodríguez, Ernesto Grene Hernández, Joel Hernández Méndez, Hugo Albores Trujillo, Gilberto Méndez Méndez y Marín Méndez Santis, se dirigieron a la bodega y alambraron con alambre de púas”, tapando la entrada para evitar el paso. Lo cual no consiguieron, pues los zapatistas reabrieron la entrada.

Días después, el 11 de agosto, un grupo de 45 personas cortó la energía eléctrica de la bodega y la de la casa de un base de apoyo zapatista. La respuesta pacífica del gobierno autónomo fue volver a instalar la electricidad: “Sabemos perfectamente que estos hermanos no son nuestros enemigos pero desgraciadamente por no entender, por no pensar, se meten como quiera a hacer cosas (provocaciones) sin analizar si les va a salir bien o les va a salir mal, y sin medir las consecuencias que este hecho puede traer”, señalaron.

La Junta de Buen Gobierno de La Realidad, al igual que la de Morelia, tiene claro dónde está el enemigo: “Lástima de esos hermanos que se dejan engañar, que se dejan manipular por unas cuantas personas que a su vez son manipulados y asesorados por sus malos gobiernos. Es injusto que estas personas que organiza para provocar, sometan a los demás por medio de sanciones o amenazas a quienes se niegan hacerlo, porque sabemos que hay hermanos que saben pensar, que saben analizar, pero por miedo se tienen que someter, y así es como se han convertido en cómplices de quienes están organizando estas acciones”.

Y añaden: “Es una estrategia de los gobiernos corruptos, que son los actores intelectuales, causantes de estos problemas; al meter sus proyectos para dividir a la gente y crear problemas entre campesinos e indígenas que somos, o intimidar a través de estas acciones provocativas a nuestro compañero para que deje de luchar, pero lo que nosotros les decimos a esas autoridades corruptas y a ese grupo de personas que han organizado para ejecutar sus malas acciones, a si como también a las autoridades de los tres niveles de gobierno: a Felipe de Jesús Ruiz Moreno, presidente municipal de Las Margaritas, a Juan Sabines Guerrero y a Felipe Calderón Hinojosa, que nosotros jamás vamos a permitir estas provocaciones, vamos a defendernos a como dé lugar ante todo proyecto que afecten a nuestras compañeros y nuestros compañeros zapatistas”.

San Marcos Avilés, en la mira del despojo

Constantes agresiones, robos y amenazas de expulsión enfrentan cotidianamente las bases de apoyo zapatistas de la comunidad San Marcos Avilés, municipio de Sitalá, en la zona tzeltal, situación por la que en estos momentos se lleva a cabo un campaña nacional e internacional de solidaridad.

“Todo lo que sembramos lo aprovechan los partidos políticos. La actual situación de las familias en resistencia llegó a pasar porque para las autoridades del gobierno de Felipe Calderón y Juan Sabines Guerrero no tiene importancia lo que estamos reclamando. Hasta empezaron a meterse en las casas. Algunos tenían caballo, ganado, todo eso teníamos antes de la llegada de nuestro sufrimiento. Algunos tenían cemento, lámina, varilla para construir sus casas, tienda, un carro. Se lo llevaron todo. Además, no podemos gozar del fruto de nuestro trabajo con nuestros hijos, ya que los que lo consumen son ellos, los (de los) partidos políticos PRI, PRD y PAN”, explicaron los zapatistas a través de un video.

En esta comunidad fue la apertura de una escuela lo que motivó las recientes agresiones y las amenazas de desalojo: “Le damos mucha importancia a la escuela. Queremos que haya una buena enseñanza de los niños, un buen aprendizaje, un buen ejemplo. Vemos que el gobierno tiene sus escuelas, pero no es buena educación ni les enseñan bien a nuestros hijos, y lo que enseñan no tiene nada que ver con nosotros. Por eso abrimos nuestra escuela. Ésta dio pretexto a los oficialistas para agredir a las familias zapatistas y expulsarlas en 2010, luego de que el 16 de agosto de ese año se iniciaron las clases.

En los días siguientes fue citado por las autoridades oficiales un compa que vive allá abajo. Cuando se presentó con otro compa en la agencia oficial, les escribieron un documento el cual intentaron hacerlos firmar para que ya no hubiera bases de apoyo del EZLN aquí. Nuestros compañeros se negaron. Autoridades y agresores los tuvieron encerrados, y después quisieron mandarlos a la cárcel”.

“No estamos cometiendo ningún delito. Tenemos derecho a luchar para que nos tomen en cuenta. Libertad, justicia y paz, eso es lo que estamos pidiendo. No tenemos miedo porque sabemos con claridad lo que estamos buscando y cómo queremos vivir. Hombres, mujeres jóvenes y niños estamos en lucha. Así que queremos que se conozca el crimen del mal gobierno aquí en San Marcos Avilés”, advierten los indígenas en rebeldía.

Prisión política para los zapatistas

Las agresiones a las bases de apoyo del EZLN contemplan la prisión política. No son pocos los que han sido apresados desde 1994 y han conseguido su libertad en primer lugar porque no han cometido delitos; y en segundo lugar porque ha sido inmenso el repudio internacional que su reclusión ha causado.

En estos momentos Francisco López Sántiz, comerciante y campesino tzeltal de Tenejapa, base de apoyo, se encuentra preso en la cárcel de San Cristóbal de las Casas, acusado de un asesinato que, está comprobado, no cometió.

Detenido desde el pasado 4 de diciembre, el 22 de marzo se le notificó que saldría del penal “pero justamente cuando faltaban unos metros para salir de la cárcel”, denunciaron las autoridades autónomas zapatistas, sonaron “sus maquinas de comunicación (celular) de los que supuestamente lo liberaban, para recibir la noticia de que Francisco no puede salir, que porque tiene otro delito federal más grave: ‘portación de arma de fuego de uso exclusivo de ejército’ y que esto impide su liberación”.

“Nuestro compañero Francisco fue acusado falsamente y detenido injustamente, no tiene nada que ver con lo ocurrido en Banavil, porque no estuvo ni participó en los hechos ocurridos en el cual se acusa. Francisco no es asesino ni tiene arma, sólo porque la gente del PRI así lo acusa falsamente”, señaló en su momento la Junta de Buen Gobierno de Oventik.

El gobernador Sabines, ya de salida, se niega a responder por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante su gobierno, y mantiene tanto a Francisco como al profesor Alberto Patishtán como rehenes políticos de fin de sexenio.

“El gobierno no quiere liberarlo porque es base de apoyo del EZLN. Sabemos que no ha cometido delito. Ya presentamos testigos (de su inocencia), pero el gobierno lo persigue por luchar por justicia, democracia y libertad”, denunciaron los familiares de Francisco.

Solidaridad y acompañamiento nacional e internacional

Desde 1994 los zapatistas han convocado no sólo el apoyo y la solidaridad con su causa y el rechazo a las agresiones en su contra, sino la construcción de un proyecto común que enfrenta y cuestiona al poder desde abajo.

A más de 18 años del levantamiento, y ante las recientes agresiones, circulan diversas convocatorias de solidaridad con el EZLN, sus pueblos y un proyecto de vida que comparten con el mundo a partir de la autonomía y su derecho a decidir su propio destino.

El pasado 12 de agosto, la Brigada de Observación y Solidaridad con las Comunidades Zapatistas, iniciativa de la Red Contra la Represión y por la Solidaridad, inició un recorrido por el territorio en rebeldía “para aportar nuestro granito de arena que ayude a documentar los avances de la autonomía zapatista y que permita hacer eco de las denuncias hechas por parte de las comunidades rebeldes en contra de los malos gobiernos y todos los partidos políticos, particularmente del desgobernador del estado, Juan Sabines Guerrero y el Partido de la Revolución Democrática”.

Integrantes de La Otra Campaña y activistas de Chile, Brasil, el Estado Español y Alemania, se distribuyeron en los caracoles de La Realidad, La Garrucha, Morelia y Roberto Barrios, bajo el principio de que “si tocan a los zapatistas nos tocan a todos…Respaldamos el derecho de la autodeterminación que nuestras compañeras y compañeros realizan por medio de las Juntas de Buen Gobierno,  respaldamos su lucha por la defensa de sus territorios y de la creación de la autonomía. El coraje  que nos transmiten se encuentra lejos de un llamado a la rendición, por el contrario, su indignación, que “padece” también en la actualidad gran parte de la población global, refleja la necesidad de aprender de distintas experiencias de lucha, de la historia y de la posible creación de puentes solidarios para que hechos como los que están resistiendo no queden impunes y sientan el respaldo del nosotras y el nosotros que somos en el abajo y a la izquierda, creando juntas y juntos ese otro mundo posible y más necesario que nunca”, señaló la Red al inicio de su recorrido por la selva, Los Altos y el norte de Chiapas.

Por su parte, el Movimiento por Justicia del Barrio lanzó desde Nueva York la campaña “Eco Mundial en Apoyo a l@s Zapatistas: Justicia y Libertad para San Marcos Avilés y Sántiz López”, con la convocatoria a crear comités de La Palabra Verdadera, para promoción y difusión de lo que ocurre en las comunidades rebeldes de Chiapas.

“La primera etapa”, explican en la convocatoria, “durará el mes entero de agosto y tiene como objetivo principal la intensa promoción de la campaña y amplia difusión de información entre nuestras comunidades, barrios, ejidos, redes, y países respectivos sobre la situación actual de injusticia absoluta que se enfrenta en San Marcos Avilés y el caso de encarcelamiento injusto de Francisco Sántiz López”.

“Bajo el liderazgo de la comunidad de San Marcos Avilés y de la Junta de Buen Gobierno, la meta de esta primera etapa es llenar de conciencia a los corazones de tanta gente que nos sea posible y que el mundo se conozca la violencia constante por parte del mal gobierno y la resistencia del pueblo digno. Después de esta etapa intensa de educación popular, vendrá una etapa de acción más directa”, explican los convocantes, quienes han tenido ya respuesta de México,  India, Portugal, Inglaterra, Turquía, Panamá, Sudáfrica, Colombia, Alemania, Italia, Australia, Brasil, Ecuador, Canadá, Uruguay, Estado Español, Argentina, Francia, Chile y Estados Unidos.

Gloria Muñoz Ramírez es directora de la revista electrónica desinformémonos, donde fue publicado originalmente este artículo. Colabora con el CIP Programa de las Américas.

 
Webdesign by Webmedie.dk Webdesign by Webmedie.dk